martes, 31 de marzo de 2009

EL RETORNO DEL JEVI vs. EL SEÑOR DE LOS ALIÑOS

Bueno. Por fin estoy de vuelta después de haber tenido el chiringuito algo desatendido y con más telarañas que la Cyclostatic de Falete.
Y no es que ahora disponga de más tiempo del que me obligó a hacer el parón, pero joer, tenía un mono tremendo por publicar y más de un@ ya me estaba echando los perros, así que vamos a ver si me ubico.

Para compensar mi retonno, vengo con las armas bien cargadas para lidiar una especie de batalla (de buen rollo, se entiende) con mi querido amigo Pedro, tratando de versionear su famosa ensalada de pimientos con berenjena y anchoas, ya que desde que la probé no falta un tupper del invento en mi nevera.

Gracias a su receta, el inestimable Pedro no solo ha demostrado ser un caballero, sino que además se ha coronado como el único y verdadero SEÑOR DE LOS ALIÑOS.
Y yo, que soy más jevi que el viento le voy a rendir pleitesía melena al viento (lo de la melena es pura retórica, claro) con esta maravilla lllamada.....

ENSALADA DE PIMIENTOS CON BERENJENAS Y ANCHOAS
(para varias personas humanas)


INGREDIENTES:

- 3 Pimientos Rojos de Tamaño Medio
- 3 Berenjenas
- 3 Dientes de Ajo
- 1 Docena de Anchoas
- Aceitunas Negras
- Comino
- Vinagre de Jerez
- Aceite de Oliva Virgen Extra

ASÍN SE HACE:

Encendemos el horno, lo ponemos a 150º y una vez que haya cogido temperatura, metemos los pimientos enteros y las berenjenas cortadas longitudinalmente por la mitad, todo ello bañado con un buen chorraco de aceite de oliva supervirgenextracuespialidoso, ni que decir tiene.
Eso sí: debéis tener la precaución de poner las verduras en la bandeja de entrada y NO en la de salida, o de lo contrario el horno puede detectarlo como spam y acabar en la papelera.

"Los hornos no hacen eso" pensaréis.
Bueno, depende. Los más modernos ya vienen totalmente informatizados con su placa base, su procesador y sus puertos USB en previsión de lo que está por llegar y a la espera de que un servidor patente los vegetales USB 2.0.

Cuando lo perfeccione, me voy a forrar con este invento.

Hasta que llegue ese día, pues toca esperar. Para la receta que nos ocupa, una hora concretamente; tiempo más que suficiente para preparar el resto de ingredientes que van a consistir en ajo bien picado, anchoas no tan picadas y aceitunas negras sin hueso cortadas en circulitos, tipo donuts.

El siguiente paso es bien fácil: cuando veáis que los pimientos estan como los hombros de un alemán primerizo en Benidorm (léase: que soplas y se le levanta la piel), procedéis a su despellejamiento y lo cortáis en tiras finas.
Con las berenjenas, la misma fórmula.

Y ahora el momentazo final, el aliño de poder, que como sabéis es el que gobierna a todos: 2 fueron repartidos a los enanos, 3 a los elfos, otros 3 a los hobbits y el resto me los quedé yo para hacer mis ensaladas.
Ay.......que tiempos aquellos en los que era presidente de la comunidad.
De la comunidad del aliño, me refiero.

En la Tierra Media me conocían por Ëldelbar, por mi afición a los carajillos y tal...

Pues lo dicho. El aliño consiste en aceite de oliva virgen, vinagre de Jerez y una pizca de comino, que una vez mezclado con todo lo demás ya estará listo para devorar.

Una buena barra de pan me agenciaba yo.

Cocinero en pruebas para esta receta: JULITO
Chef indiscutible: PEDRO

lunes, 23 de marzo de 2009

ENTREVISTA A UN ABRELATAS II


Mientras voy cogiendo fuerzas para mi retonno y voy ultimando los flecos del negociete que estoy montando y que tanto tiempo me está robando, os dejo en su versión íntegra la entrevista radiofónica que me realizó el grandísimo Juan Duque en su programa "Luz de Gas" el pasado sábado 21 de Marzo.

Aquí la tenéis. En vivo, aunque no en directo:




¿A qué nunca habíais escuchado a un abrelatas enlatado?
Pos ya iba iba siendo hora, joer.

Desde aquí un fortísimo beso a todos los oyentes y oyentas, y por supuesto a todos los que malgastáis vuestro precioso tiempo en visitarme.


Como diría el Suasenaguer (o mejor dicho, Constantino Romero):

"VOLVERÉ"

Gracias por todo, Juan


martes, 10 de marzo de 2009

BACANAL PLUS - PICHAS CON ALMEJAS


BACANAL PLUS - PICHAS CON ALMEJAS
(para 2 personas humanas y mayores de 18 años)


INGREDIENTES:

- 200 g. de Pasta con Forma de Picha
(y no vale la que todos conocemos como "Penne")
- 1 Docena y 1/2 de Almejas
- 1 Diente de Ajo
- 1 Cucharada de Harina
- 1/2 Vaso de Jerez
- 1 Guindilla
- Azafrán
- Perejil
- Pimienta Negra Molida

Habéis leído bien: no son pochas con almejas, sino pichas.

Y es que entre la revolución de hormonas que nos ha provocado a todos este pequeño anticipo primaveral, y que le debía un post con dedicatoria a mi primo Agus, excelente narrador de historias suburbanas prohibidas y erudito en esto de los genitales (no hay más que ver el nombre de su blog), ya no podía pasar más tiempo sin que publicara esta "comidita", que aparte de tener su gracia, está rica de cojones y nunca mejor dicho.

Es más. No estaría incurriendo en falso testimonio ni diciendo ninguna grosería si afirmo que esta receta es la polla. Con todas sus letras.

El mayor problema para llevarla a cabo, tal vez se encuentre en poder conseguir la susodicha pasta. A mi me llegó vía Julio, tocayo y personaje habitual de este blog que suele aparecer cada vez que me salgo un poco de los ingredientes habituales.

Se me olvidó preguntarle de dónde la sacó, aunque casi prefiero no saberlo. Es cuestión de probar en algún sex-shop, y en caso de no encontrarla, algún juguete interesante os traéis seguro. Por si hubiera suerte, aquí os muestro como es el "paquete":


Bueno, qué? Vamos al lío ¿no?

ASÍN SE HACE:

Ponemos abundante agua a calentar con un puñadito de sal, y una vez que rompa a hervir añadimos las pichitas removiéndo con una cuchara de palo para que no se peguen unas con otras, aunque el hecho de que ya vengan depiladas reducirá considerablemente este riesgo.

Para entrar más aún en ambiente mientras cocináis, os recomiendo escuchar un buen "corrido" como éste que os traigo de Pedro Infante, que además de emotivo, va muy acorde con el tema que nos ocupa:



El tiempo de cocción vendrá determinado por el fabricante, aunque debéis tener en cuenta que al tratarse de lo que se trata, su crecimiento puede ser exponencial. Dicen que el tamaño no importa, pero si os gustan muy grandes, solo tenéis que machacar un par de comprimidos de Viagra en el mortero.
Yo no le puse, y eso que aún conservo una caja como recuerdo de aquellos tiempos en que me dió por hacer mucho el "misionero".


Mientras cuece la pasta, aprovechamos para hacer las almejas. Para ello, sofreímos un diente de ajo bien picadito en aceite de oliva y una vez que empiece a tomar color, añadimos una cucharadita de harina y lo rehogamos.
Posteriormente agregamos el perejil picado junto a unas hebras de azafrán diluidas en agua, y vamos ligando con el jerez.

Una vez que espese, añadimos las almejas y en el mismo momento en que se abran, cortamos la cocción para que no se pongan demasiado calientes.
No conviene explotar todos los cohetes a la primera. Ya sabéis, por aquello de los preliminares....



Elegí las almejas como acompañamiento por simple sentido común y porque también buscaba una buena "orgía" de sabores. Y no hay nada más apropiado para unas pichas que unas cuantas almejas, ¿verdad?

Al fin y al cabo se trata de un plato muy heterosexual y con lo machote que soy yo (ya lo dejé muy claro en el Meme), no era plan de decir a mis amigos y amigas que me había estado comiendo unas pollas así a secas, y menos todavía correr el innecesario riesgo de dar pie a que Agus aprovechara la coyuntura para hacerme una "entradita".

Bueno, pues ya solo queda escurrir y refrescar la pasta.
Y es precisamente en este punto dónde os váis a quedar petrificados, ya que también en la cocina se cumple el axioma de que en función de la raza, puede variar también el tamaño del miembro.


No era una leyenda urbana, me cawen sus muelas.

Y por fin llega el momento hardcore que todos estábamos esperando: el de la orgía, el de la tremenda bacanal que se va a desatar cuando mezclemos las "churras" con las bivalvas.


Un poco de pimienta en "polvo" para hacerlo aún más picante y para maridar, una copita de tinto del PENEdés (que no es lo mismo que me dés con el pene)
Y con ésto, plato terminado.

Ahhhh....uhmmm...aahhhhhhhh.....slurp...slurp....oisshhhhhhh.

La verdad es que ha sido un placer. Ahora un cigarrito, no?

Cocinero en pruebas para esta receta: JORGE NITALES



lunes, 2 de marzo de 2009

LATA DE SARDINAS COMESTIBLE


LATA DE SARDINAS COMESTIBLE
(para 2 personas humanas)

INGREDIENTES:

- 2 Latas de Sardinas en Aceite
- 1 Lámina de Hojaldre
- 4 Cucharadas de Pisto Casero
- 1 Cebolleta
- 1 Rodaja de Limón
- 1 Yema de Huevo
- Papel Aluminio
- 1 Brocheta de Pincho Moruno

Para que veáis hasta que límite llegan mi incurables despistes, había olvidado por completo que este blog ya lleva la friolera de dos años funcionando, poniendo patas arriba los estómagos más ilustres y dejando por los suelos mi reputación como persona seria.

Si os fijáis en el panel lateral, veréis que no se empezaron a publicar recetas hasta Abril de 2007, pero fué en realidad un 24 de Enero cuando comenzó esta aventura en otro sitio llamado blog.com.
Después probé con Blogger, y aunque estuve durante un tiempo publicando simultáneamente en las dos plataformas, al final decidí trasladarme aquí por muchos motivos: hay mejores vistas, se paga menos de comunidad, y el vecindario es más dicharachero y variopinto.
La verdad es que se está muy agustito en Blogger y la compañía es mucho más que buena.

En fin. Esto había que celebrarlo de alguna manera, y como yo soy un negao para las tartas, decidí hacer un pequeño homenaje al distintivo de la cabecera del blog y sus "sardinitas de lata", que ha sido posible gracias a una curiosa receta que me envió por correo Penélope de El Rincón de la Mariposa, a quién estaré eternamente agradecido por el detalle.

La verdad es que no podías haber elegido mejor Penny.
Esto va por tí campeona.

ASÍN SE HACE:

Vamos a comenzar haciendo un poco de pretecnología, o como se diría en castellano antiguo: trabajos manuales. Hoy en día, a eso de los "trabajos manuales" se le pueden atribuir muchos significados a cual más obsceno, así que mejor nos quedamos con el primer término no?
¿Qué? ¿Que no?
¿Mejor con el segundo?
Jajajaaaja. Ay dios, como sois. Válgame que de vicio hay aquí!!

Vale. Pues cogemos un pliego bastante largo de papel aluminio y lo vamos doblando sobre sí mismo 7 o 6 veces hasta obtener una tira plana y compacta, como si fuera un matasuegras estirado.
Con esta lámina bordeamos la lata de sardinas para que coja la forma. Para que no se nos desmonte, le podemos dar un grapazo sin contemplaciones en la unión.


Ya tenemos el molde. Ahora viene lo más difícil, que consiste en contornear dicho artilugio con la masa de hojaldre bien amasada y estirada.
Para que salga más o menos bien, lo mejor es hacerlo de fuera hacia adentro, para lo cual es fundamental recortar la masa excedente teniendo en cuenta la altura de las paredes de nuestra "lata".


¿Se ve bien no?
Vale. Pues ahora pegamos la masa a las paredes del molde, y con el sobrante hacemos una especie de cucuruchos que simularán el "retorcido" de la lata al abrirla.
Como va a sobrar bastante masa, mi consejo es que hagáis varios para luego quedaros con el que más os guste.
En cuanto al contorno del molde, no os preocupéis mucho por las imperfecciones ya que el hojaldre, una vez que se hornea, hace lo que le sale a él de los huevos.


Hablando de huevos, no olvidéis pintar la masa con con una yema batida antes de meterlo en el horno, que deberá estar como el Dinio: "caliente y fuetecito".
Transcurridos 10 minutos, nuestra lata comestible debería tener este bonito aspecto:


Ya ha pasado lo peor. Lo demás es puro tunning, como por ejemplo el fragmento de brocheta que le he puesto para imitar el abrelatas (y eso que el abrelatas es inimitable, jejeje).

Para rellenar el invento, aparte de las sardinas, vamos a poner un fina capa de pisto casero en el fondo y como no, unas rodajitas finas de cebolleta.


Y por fin.....las sardinas. Conviene escurrirlas un poco para que el hojaldre no se nos inunde de aceite, pero sin pasarnos tampoco para que mantenga en la medida de lo posible su esencia de alimento en conserva.


Esta es una pijada como pocas veces se ha visto en este blog, pero irresistible a más no poder.
Espero que os animéis con ella, que yo lo he hecho y no me ha pasao ná.


NOTA: Solo deciros que a lo largo de estos dos años, no solo he disfrutado de los placeres que ofrece el cocinar. Eso es lo de menos.
Me quedo con el incalculable tesoro que supone haber tenido la suerte de conoceros. A los que ya conocía de antes, a los que habéis ido llegando, y a los que estan por llegar.
Muchas gracias a tod@s por seguir ahí, y un beso muy especial para Penélope.

Cocinero en pruebas para esta receta: BALTASAR DINILLAS