sábado, 22 de abril de 2017

DICCIONARIO CULONARIO

Antes de volver con la primera receta de la nueva temporada, no podía pasar por alto un importante acontecimiento que tuvo lugar durante mi destierro voluntario, que fué tela de divertido a la par que emocionante.

Resulta que un día recibí un inesperado mail del ínclito Juan Abarca, cantante, guitarrista y principal compositor del grupo de música Mamá Ladilla.
Además de confesarse seguidor de mis andanzas, el amigo Juan me comentó que estaban preparando un nuevo álbum que no solo iba a ser un simple CD con canciones.

La idea era acompañar el disco con un libreto a todo color en el que gente de renombre del mundo de la música, de la tele, del cómic y de la literatura participaría en forma de colaboración a su libre albedrío.
Nombres tan ilustres como el Gran Wyoming, Kike Turrón, Juako Malavirgen, el Sevilla de Mojinos Escozíos y la grandísima Monty Peiró (por mencionar algunos), estaban metidos en el ajo, así que os podéis imaginar mi sensación de halago al saber que Juan quería contar también conmigo para este ambicioso proyecto.

Enseguida me puse manos a la grasa, y decidí confeccionar una especie de glosario con términos de cocina, pero claro..... a mi estilo gilipollesco, plagado de tontunas y chorradas. 

En pocos meses, la aventura de Mamá Ladilla se hizo realidad bajo el título de 
JAMÓN BEIBE....



No tardé en recibir el libro-cd ya terminado, (gracias Juan) y solo puedo decir que todo el contenido, absolutamente todo, era para quitarse el sombrero. 
En mi caso, las acelgas.
Me sentí muy orgulloso de poder ver plasmada mi "obra" en un producto tan elegante y tan bien rematado, por eso creo que debo compartirlo con vosotros.

Aquí tenéis mi...



ACHTUNG!!:  Pescado de origen alemán perteneciente la familia de los túnidos con el que hay que tener máximo cuidado.
AGUACATRE: Fruto tropical, ideal para tomar en hamaca o cama ligera.
ALCAPORRO: Arbusto de la familia de las Caparidáceas, cuyas flores en salmuera colocan si se fuman.
AZAFRANK: Condimento perseguido por los nazis durante la II Guerra Mundial. Consultar “El Diario de AzaFrank”.
BERRO: Berdiguero, Bekinés, Bastor Alemán gue grece junto a los ríos de agua gristalina.
BIZCORCHO: Masa correosa que se prepara en el horno y que se utiliza mayormente para decorar el belén.
CACAHUELE: Fruto seco (o no) de olor desagradable que se sirve como aperitivo en bares de baja calaña.
CALAMAR:  Abreviatura de “me cawen en la mar”.
COCIDO MADRILEÑO: Ebrio, embriagado. Borracho residente en la capital.
CONPOTA: Dulce de frutas que induce al vómito. Ingrediente inevitable en un desayuno de resaca.
CONDIMIENTO: Complemento que sirve para sazonar las comidas y que rara vez dice la verdad.
CROQUIETA: Porción de masa casera estática e inmóvil.
CUERPACCIO: Carne de buey cortada en finas láminas que goza de unas estupendas proporciones anatómicas.
ESA LADILLA: Conjunto de verduras y hortalizas que habitan en los genitales con poca higiene. Esa ladilla puede ser rusa.
ESCALÓPEZ: Filete empanado, que debido a su apellido suele pasar desapercibido.
ESMMENTHAL: Variedad de queso tierno, producto de la imaginación.
ESTRAGÓN: Glotón. Que come mucho.
FIDEONE: Plato basado en la paella, pero en plan minimalista (y por lo tanto caro) compuesto de un único fideo.
GAZPOCHO: Miscelánea triturada de pan, aceite, tomate, pepino y otras verduras echadas a perder.
HABBA: Cuarteto sueco de legumbres, que alcanzó la gloria gracias a canciones como “Waterluz” o “Chiquetete”
HORCHUTA: Zumo obtenido de la chufa, que algunos toxicómanos insisten en inyectarse por la vena izquierda.
KOTOCHA: Cogote de merluza de grandes proporciones.
LANGOSTIA: Crustáceo marino proclive a meterse en movidas. Por lo general, sale escaldado.
LEFADURA: Sustancia fermentada que se acumula en los calzoncillos de algunos adolescentes después de que el 
“plum cake”  haya subido.
MENEXTRA: Estofado de carne y verduras con doble de ternera.
MERMEADA: Almíbar de frutas en conserva con propiedades diuréticas. Orina de sabor dulce.
PAPA-YA: Fruta tropical que siempre avisa a su padre cuando ha terminado de hacer alguna tarea.
PECHUNGA: Porción de pollo con poca grasa, que sin embargo provoca la caída del pecho.
PICHÓN: Pene de tamaño descomunal.
QUESADILLA: Postre típico asturiano que produce sueños angustiosos. Ver “Quesadilla en Elm Street”
RAPPE: Pescado con gafas y túnica de aspecto espantoso. Da buen sabor a las sopas y es el único pez que adivina el futuro.
VERDERECHO: Molusco bivalvo de color verdoso que estudia para ser abogado.
VINAGRIETA: Salsa emulsionada que debido a su acidez, puede provocar fisuras en la vajilla. No digamos en el orto.

Tampoco quería aburriros en exceso, así que faltan algunas definiciones que sí vienen en el libreto del disco.

Aparte de las canciones y el gran número de colaboraciones, una de las cosas más cachondas que podréis encontrar en el CD, es una colección de desternillantes palíndromos que se curraron entre Alberto Monge, Javier Álvarez y el propio Juan Abarca.
Para el que no lo sepa, un palíndromo es una frase con más o menos sentido que se lee igual al derecho que al revés.
Os dejo algunos, pa que os echéis unas risas.....

ASÓ RANAS ANA ROSA - ¿SACO TETA, Y YA TE TOCAS? - NO REÍR: Y RIERON - SATUR FOLLÓ FRUTAS¿ALÓ? ¿LA M.I.R.? PON RUTA A SATURNO, PRIMA LOLA - A LA RUSA, RASÚRALA - ME REPELE ESE ELEPÉ: REM - ¿OÍDO JOSE MARI? MÍRAME, SO JODÍO - YO HALLO PUS. ESE PAYASO ES AGAG, LA NALGA GASEOSA. YA PESÉ SU POLLA HOY - EL BULO SERÁ RESOLUBLE - ¿A CACA? SÍ ELOISA, ASÍ OLÉIS: A CACA - LUZ AZULADA DA LUZ AZUL

Como véis, Jamón Beibe está repleto de paridas....ésto es solo un pequeño muestrario del inmenso contenido que tiene, pero vamos.... es Juan el que mejor sabe explicarlo.



Gracias por todo, máquina.  Fué un honor participar.

Y ahora, me despido de vosotros al estilo que me ya ha contagiado Juan para los restos.....

Atontamente, Julito. 

Publicado originalmente el 23/4/ 2012

jueves, 20 de abril de 2017

HABITAS DE TEMPORADA RELLENAS DE QUESO FRESCO DE CABRA Y TALLARÍN DE PIMIENTO DEL PIQUILLO SOBRE EMULSIÓN DE MANGO Y CÍTRICOS ACOMPAÑADO DE......


HABITAS DE TEMPORADA RELLENAS DE QUESO FRESCO DE CABRA Y TALLARÍN DE PIMIENTO DEL PIQUILLO SOBRE EMULSIÓN DE MANGO Y CÍTRICOS ACOMPAÑADO DE ESPUMA DE YOGUR DESNATADO Y PEDRISCO DE GALLETA CROCANTI AL PERFUME DE AMARETTO.

(Joer, que no me cabía todo el título en la cabecera del post)

Para 1/2 persona humana, o también para un jilguero

INGREDIENTES:

- 2 Habas Sin Cáscara
- 1 Cucharada de Zumo de Naranja
- 2 Gotas de Zumo de Limón
- 1 Cucharada de Zumo de Mango
- 6 g. de Queso Fresco de Cabra
- 1 Tira de Pimiento del Piquillo
- 1 Cucharada de Yogur Desnatado
- 1 Cucharada de Leche Desnatada
- 1/4 de Galleta Campurriana (y sobrará)
- 5 Gotas de Licor Amaretto

Mientras va tomando forma mi última receta, aprovecho el receso para presentaros este curioso plato bajo demanda, que como habéis podido adivinar tarda más en leerse que en comerse.
Ya sabéis que la longitud del nombre es directamente proporcional al tamaño del plato (y de la factura), e inversamente proporcional a la cantidad de comida.
Eso nunca falla.

Lo de "bajo demanda" es por causa y efecto del estricto régimen al que se está viendo sometido mi amigo Anselmo, un colega bloggero que lo está pasando verdaderamente mal cada vez que asoma el pescuezo por nuestros blogs de cocina, y quien me pidió encarecidamente que publicara una receta baja en calorías.

Pero...¿estar a dieta significa que solo podemos comer judías verdes sin sal?
NOOOOOOOOOOOOOOOOOOOO.
Solo hay que tener algo de imaginación para hacer un plato de dieta que sea diferente.
Bueno. Imaginación y los huevos cuadraos, pa que lo vamos a negar.

ASÍN SE HACE:

Primero vamos a pelar y a cocer las habas, pero para no manchar muchos cacharros, bastará con sumergirlas en un vaso hasta la mitad de agua y meterlas 5 minutos al mini-ondas.

A continuación cogemos los 6 gramos de queso fresco y cortamos una loncha del tamaño de un sello de correos. Esta loncha la dividimos después en dos.
Si esta operación os supone mucho trabajo, podemos pedirle al charcutero que nos lo haga con la máquina de cortar fiambre, siempre que no nos haya mandado previamente a paseo por majaderos, claro.

Seguidamente cortamos dos tiras de pimiento del piquillo y reservamos el resto para la cena de mañana.
Bien. Pues una vez cocidas las habas, las abrimos por la mitad y depositamos la calcamunía de queso. Inmediatamente después, colocamos el tallarín de pimiento.

Para hacer la espuma, vertemos una cucharada de leche y otra de yogur en el vaso de la batidora y le damos caña a la susodicha hasta que la mezcla quede espumosa. Calculad 50 minutos o hasta que empiece a oler a cable quemao.
Si vais pillados de tiempo, véis que la espuma no sube y no sois escrupulosos con vuestros propios fluidos, un pequeño escupitajo puede dar el pego perfectamente.
Total, nadie más va a probarlo.......

Seguimos con la emulsión de cítricos, que lleva el mismo procedimiento que la espuma, es decir: mezclar los dos zumos y batir hasta que se duerma el brazo.

Vale, pues vamos a montar ya el plato no?.
Para ello, ponemos primero la mitad de la emulsión en el fondo y depositamos sobre ella las dos habas, dejando una abierta y la otra cerrada para que sea más vistoso.
Colocamos la espuma de yogur a un lado, y dejamos caer otra pequeña cantidad de emulsión en el centro para simular una especie de pequeño huevo frito.

Por último, impregnamos un pequeño trozo de galleta campurriana con unas gotas de Amaretto y la vamos desmenuzando alrededor de las habas.


Ánimo Anselmo!!!!

Un consejo: comed con moderación, no vayáis a atragantaros.
Y si por un casual os quedáis con hambre (que no creo), permaneced atentos que la próxima sí que va a ser una bomba en el sentido más literal de la palabra.

Cocinero en pruebas para esta receta: IVÁN QUETE

Receta publicada originariamente el 24 de febrero de 2009

domingo, 16 de abril de 2017

LACÓN MILENARIO



LACÓN MILENARIO
(para 2 personas, aunque no sean humanas)

INGREDIENTES:

- 2 Panecillos Redondos
- 150 g. de Lacón
- 50 g. de Queso Camembert en Barra
- 1 Ajete
- Cebolla Confitada
- 1/2 Chupito de Oporto
- Pimentón


YORS LUCAS GRINAJANDE MEDONNA presenta:
 

Hace mucho tiempo, en una galaxia lejana, pero lejana, lejana, lejana...
 
Y allí estaba yo, en el planeta SotilloX, con las manos en la grasa y ejerciendo mi verdadera profesión (mecánico de OVNIS), intentando reparar el Halcón Milenario, la legendaria nave del capitán Solo.

Dado que Jarrison Ford Mondeo se encontraba rodando la 5ª parte de Indiana Jones "El Asilo Maldito", y que al final la avería del Halcón resultó ser la tapa del delco, aproveché para tomarle prestada su nave y hacerme una escapada al sistema planetario Tatooine, dónde estaba teniendo lugar un concurso de tapas y pintxitos galácticos.


Un entusiasta de la comida sana como yo no podía perderse un evento de semejante envergadura, así que gracias a la velocidad del hiperespacio y a que el tanque estaba lleno de gasoil, conseguí plantarme allí en un periquete. Y no solo eso:  por el camino me dió tiempo a ir pergeñando lo que sería la receta con la que me presentaría a concurso y que en honor del capitán Solo (o solo del capitán), decidí llamar LACÓN MILENARIO.


ASÍN SE HACE:

Lo primero era buscar unos panecillos tiernos con aspecto similar a las trenzas que lucía la princesa Leia en el episodio IV. Después había que cortarlos por la mitad y salpicar la miga con unas gotas de vino de Oporto.
A renglón siguiente se me ocurrió que una base de cebollita confitada no le vendría mal, y en la hora y cuarto que duró el trayecto, tuve tiempo de cortar dos cebollas en juliana y pocharlas en una sartén a fuego muy muy suave junto a una cucharadita de azúcar hasta que estuvieron caramelizadas.


Después de curiosear en la taquilla de Chewbacca, descubrí una bolsa de plástico en la que había unas lonchas de lacón, --sin duda uno de nuestros mejores embutidos-- y una barrita de queso Camembert, que me vinieron de perlas. No sabía yo que a los wookies les gustara tanto comer entre horas.

Lo coloqué estratégicamente sobre la cebollita y para rematar la faena, hice una parada técnica en el planeta de los Ewoks, quiénes a cambio de una cassette pirata de Luis Cobos, me proporcionaron unos ajetes y el pimentón que necesitaba para decorar mi Lacón Milenario.

Corté los ajetes en aros y los puse sobre las lonchas de queso. A continuación espolvoreé pimentón sobre todo el conjunto y por último le, dí un golpe de horno de 10 minutos a 200º

Mientras mi nave calentaba motores....

 
....el verdadero Halcón Milenario hacía un alunizaje triunfal en Tatooine.
Gracias a mi parecido físico con Han Solo, conseguí infiltrarme en el concurso sin levantar sospechas y aunque al final no gané, me lo pasé de muerte y conseguí hacer muchos amigos allí, sobre todo del lado oscuro, dado que en Tatooine hay dos soles y el lorenzo pega más de la cuenta.

 

Hubo tan buen rollito con Vader, que enseguida me nombró caballero Jedi, pasándome a llamar desde entonces Abanibi Wan-Wosé (Abanibi quiere decir "te quiero amor").
 

El concurso lo ganó un tal C3PO con un plato de oreja a la plancha, cuyo aspecto me recordó mucho a las de Yoda, y el segundo finalista fué un cazarrecompensas que triunfó con su receta de "emperador" a la parrilla.
En todo momento traté de evitar suspicacias, pero me extrañó mucho no ver a Yoda por allí.
Después me contó un soldado imperial que el truco estaba en el aceite empleado y que ese androide (C3PO), perdía aceite en el sentido más amplio de la palabra.
Fué allí donde también me enteré del verdadero final de Estar Guars y de que Darth Vader escondía una habilidad hasta entonces desconocida, y no con la espada láser precisamente.
He querido compartir con vosotros este documento en forma de video:


  video
(imprescindible conectar los altavoces)

Cuando la fiesta terminó, devolví la nave a su propietario sin un solo rasguño y volví a mi vida de siempre, a mi pequeño taller de OVNIS.
Volví a ese pequeño planeta donde al ponerse el sol, es un lujo mirar al horizonte mientras te comes un bocata de lacón milenario acompañado de un botellín fresquito.


Que la fuerza sus acompañe.

Cocinero en pruebas para esta receta: LUCKY STRIKE WALKER

jueves, 30 de marzo de 2017

TORTILLITA DE CAMARONE

TORTILLITA DE CAMARONE
(para varias persona humana)

INGREDIENTES:

- 150 g. de Quisquilla (en Cádi, camarone)
- 100 g. de Harina de Garbanso
-100 g. de Harina Normá
- 1 Sebolleta
- Perejí
- Aseite de Oliva
- Agua del Grifo

La verdá es que llevaba ya una jartá de tiempo queriendo publicá una reseta dedicá por entero a uno de los mejore blogue que esiste en tó Interné: el gran Carmelo de Cadi.
Y quiero haserlo no solo por lo rato tan bueno que me echo leyendo sus pó, sino porque ademá soy un un enamorao incondisioná de la gastronomía gaditana y de sus gente, y yo sé que el Carmelo se va emosioná cuando vea la tortillita de camarone y que poco va fartá pa que se le pongan lo sojo como do pelota de Nivea.

Me he permitío la libertá de adaptá la ortografía como homenaje a la singulá gramática que usa el propio Carmelo en su bló con el fin de mantener su esensia al másimo nivel.
Puede que haiga gente que se ofenda al leé mis palabra. Yo espero que no, porque si hay algo que caraterisa a lo gaditano es presisamente su guasa y su sentío del humó, aunque ya verá tu el jindoy que le va entrá al tradustó del inglé que tengo instalao en el canto derecho del bló cuando vea tanta modificasión y tanta palabra nueva.

Hase ya la friolera de ocho año (y eso que comparao con Avila, allí apena hase frío) que estuve recorriendo las calle de Cadi y guardo muchos recuerdo inborrable. Entre ello las taberna sercana a la Caleta, donde tuve el plasé de degustá por vé primera las auténtica tortillita de camarone, el aperitivo por antonomasia y paradima asoluto de la tapita gaditana.

Ahora, y con permiso del Carmelo, vi a pasá a desvelá sus más profundo secreto.

ASÍN SE HACE:

Como su propio nombre indisca el ingrediente prinsipá son los camarone, sin en cambio hay que tené la precausión de no confundí este crustaseo con el otro camarón (no el de la isla, sino ese otro má grande que cuesta de ochenta leuro pa arriba el kilo). Má de uno seguro que lo conoce por quisquilla, que son como las gamba pero con las proporsione de Joselito o Sarcosí.
Po bien: esto son los que se usan en Cádi.

El Carmelo lo esplica a la perfesión en la Carmelopedia, pero nunca está de má añadí un buen retrato pa dejarlo del todo claro:

El siguiente paso es prepará la masa de fritura para lo cuá vamo a mesclá un puñao de harina de garbanso con otro puñao de harina normá. En caso de que no encontrei harina de garbanso, tenéi dó osione:

1) intentá haserla en casa metiendo una pechá de garbanso en el molinillo de café y darle donde pone "on"... o ........
2) bajarse hasta el mismo Cádi a comprala y ya de paso conosé una de las siudade má bonita de Uropa y con má historia de tó Osidente.


Una vé que haigamo mesclao las dó harina se le añade un chorrito de agua del grifo y removéi hasta que coja consistensia de leche condensá, pero algo má ligerita.
A continuasión añadimo media sebolleta bien picaíta, un poco de perejí y por supuesto, los camarone.



Asín es como debe de quedá pa asegurarte el ésito, shosho:

Lo siguiente es colocá en el fuego una sartén con abundante aseite de oliva y esperá a que se ponga má caliente que la manta elétrica de Lusifé. Cuando empiese a humeá, vamo añadiendo pequeña cuchará de la masa depositándola con muchísimo tasto en la sartén y procurando que no se peguen unas con otra.
No preocuparse po la forma, que ellas sola se van a ir adastando:


Cuando se haigan dorao por las dos cara, se las saca de la sartén y se ponen a escurrí pa que queden lo menos aseitosa posible. Lo normá es dejarla es papel asorbente de cosina, pero como yo soy mu pejiguera, he utilisao mi propia tésnica:

Si hay curioso por la cosina a vese no da ni tiempo. Fitetú lo poco que dura una tortillita en el tenderete.

Bien escurría, las tortillita van a quedá má crujiente que las oreja del Jólifil. Y si no que se lo pregunten al Taison, que fué el gachó que le dió el bocao.

Y sin má dilasión, he aquí uno de lo má mejore aperitivo que bemo publicao en este bló: tortillita de camarone.
Cádi en estado puro, illo.



NOTA: Si véi que una vé fritas, las tortillita se quedan mu lasia tenéi la osión de usá agua con gá en la masa, aunque eso del aguá con gá es má propio de Cataluña que de Cádi, con lo cuá ya no serían tan uténtica.

Si los cura dieran en la iglesia tortillita de camarone en lugá de pan sin sá y Barbadillo mejón que vino sin alcó, ya vería tu si bieran ganao má fiele. Cada vé se lo montan peó.

AGRADESIMIENTO: A Carmelo de Cádi (faltaría má) y a todo su elenco de personaje: la Chari, el Sergio, la Bicho, el Angelín, la Cacelin, la Vane, el Pite, el Gordo del bá del Gordo, la suegra, esétera......Y si ahora mimo no me recuerdo de alguien que por fabó me perdone las disculpa.

Cosinero en prueba pa esta reseta: AITOR TILLITA

Receta publicada originalmente el 2 de Mayo de 2009

miércoles, 29 de marzo de 2017

PANTORRILLAS DE PAVO A LA MOSTAZA ANTIGUA


PANTORRILLAS DE PAVO A LA MOSTAZA ANTIGUA
(para 4 personas humanas)

INGREDIENTES:

- 4 Muslos de Pavo
- 2 Cucharadas Soperas de Mostaza Antigua de Dijon
- 1/2 Vaso de Vino Blanco
- 1 Docena de Espárragos Verdes
- Mantequilla
- Sal

A pesar de que no cocino mucho últimamente, los que me conocen saben que cuando lo hago, lo llevo hasta sus máximas consecuencias. Para variar, es también el caso de esta receta.
Todo empezó cuando vi la preparación de este plato en un recetario de cocina y me llamó mucho la atención lo de la "mostaza antigua". Lo fácil hubiera sido bajar al supermercado más cercano y comprar un frasco, pero no. Mi deber era hacerlo bien, y si para ello tenía que viajar en el tiempo hasta Dijon, en la Francia del siglo XVI, lo haría sin dudar.

Muchos pensaréis que los viajes en el tiempo son cosa de ciencia ficción.
Nah..... eso era antes.
Y no estoy hablando de agujeros de gusano, teorías de cuerdas, o singularidades a nivel cuántico en el núcleo del átomo, no.
Es mucho más sencillo que todo eso. Para da un salto temporal, solo hay que tener una de éstas:

¿Es, o no es una máquina del tiempo?

Para que funcione, lo único que tenemos que hacer es bajarnos con el emule un programa llamado TimeTraveller 3.1 e instalarlo en una carpeta que no sea C:/ .
Después hay que forrarse el cuerpo con papel aluminio para repeler los campos magnéticos y colocarse media sandía hueca en la cabeza con el fin de atenuar los posibles impactos en caso de caer boca abajo.
Por último hay conectar la máquina del tiempo al puerto USB del PC, introducir los parámetros y pulsar Ctrl. + Esc.

Yo lo hice a pies juntillas, pero algo debió salir mal ya que en lugar de aparecer en Dijon, de pronto me encontré en medio de una extensa pradera entre extrañas flores y helechos.
El puto Windows Vista me la había vuelto a jugar.
Y ahora pregunto: ¿existe alguien que sea capaz de terminar una jornada completa ante un PC con Windows Vista y acostarse sin que ningun programa haya fallado? ¿A que no?
Con todos los respetos....me cawen tus muelas, Bil Gueits.

El caso es que me hallaba inmerso en un serio aprieto y más confundido que el Dinio haciendo un Sudoku. La dichosa máquina no tenía la tecla Ctrl. y no digamos la de Esc. De la sandía y del papel aluminio, ni rastro.
Estaba atrapado en el tiempo, pero eso era un problema menor comparado con lo que pasó a continuación.

De repente y sin avisar, apareció ante mi un enorme dinosaurio bípedo (aclarar que un bipedo es un animal que suelta ventosidades de dos en dos) que lejos de amedrentarme, me dió una idea cojonuda para la receta que estaba buscando.
Puede que no consiguiera la mostaza, pero unos buen par de muslos de pavo me iba a llevar seguro.


Si, si.....¡¡¡¡Los cojones!!!

Cuando quise recobrar el conocimiento, me encontraba en un nido de Camptosaurio (sé que se llamaba así porque lo ponía en el buzón de su guarida), esperando mi turno para ser devorado.
El enorme macho que me había capturado no estaba, pero había otro dinosaurio en el nido que debía ser la hembra ya que estaba poniendo huevos a mansalva.

Entonces fué cuando se me ocurrió que si me hacía pasar por uno de ellos, podría salvar el pellejo. ¿Y qué hice? Pues liarme a poner huevos yo también.
Me puse en cuclillas, apreté suavemente y .....cuál fué mi sorpresa cuando ví aparecer un huevo perfecto. Y después otro... y otro.
Y mientras apretaba, escuché una voz lejana y a la vez familiar que decía: "Julitooo, Julitooo".

Era Mari Carmen que había venido a rescatarme. Por si acaso, yo seguía poniendo huevos a pares.
Ahora la voz sonaba mucho más cercana, casi como un grito: "Julitoooo, Julitooo".
"Estoy aquí cariño"- respondí - "Siento haberte metido en ésto......la máquina del tiempo.....la mostaza antigua".
Entonces sentí la punzada cervical característica de una colleja bien dada y de nuevo la voz de Mari Carmen: " Pero que máquina del tiempo ni que leches. Despiértate anda, que te estas cagando en la cama, gañán."

Jooooooooder.
Así que.....¿todo había sido un sueño?
Pues menuda putada. Y no solo por la "macramé" que se lió bajo las sábanas, sino porque se terminó una aventura que estaba tela de emocionante.

Ahora tocaba ducharse con jabón Lagarto, vestirse y bajar al Día más cercano a por un par de muslos de pavo, un manojito de trigueros y un frajco de mostaza antigua.
Igual de emocionante que mi sueño. Igualito.

ASÍN SE HACE:

Una vez recobrada la cordura, encendemos el horno y lo ponemos a 200º C sin pulsar ninguna tecla ni forrar la bandeja con papel aluminio por si las moscas.
Seguidamente lavamos las pantorrilas de pavo bajo el chorro de agua fría y le quitamos cualquier resto de pluma que pudiera tener (hay algunos pavos homosexuales que tienen muchas).

Secamos bien los muslos, los salamos, y los embadurnamos con mantequilla, que hará las veces de adhesivo natural para que a la hora de extender la mostaza quede bien repartida y no se desparrame.


Cuando lo tengamos, agregamos a la bandeja 1/2 vaso de vino blanco con cuidado de no dejarlo caer sobre las pantorrillas, algo que en una orgía romana puede estar bien, pero no es lo que buscamos.
Las metemos al horno y las dejamos durante 25-30 minutos, dándoles la vuelta de vez en cuando.

Mientras tanto, ponemos a cocer los espárragos en agua con sal. No hace falta que hiervan mucho tiempo. Además hay un truco estupendo para cocer los espárragos que consiste en atar el manojo con un hilo y ponerlos a cocer de pie. De esta manera, la parte más dura se cocerá antes y las puntas, aparte de no romperse, quedarán "al dente" gracias al vapor.

Una vez que el pavo esté tierno, lo sacamos del horno y batimos la salsa resultante.
Para presentarlo, hacemos un charquito con la salsa, colocamos sobre ella las pantorrilas y coronamos con los trigueros.


Al ataqueeeeer, que está buenísimo. Os vais a comer hasta el hueso.


Para terminar, dos consejos:
1º) No os pongáis chulos cuando tengáis delante a un pavo de 4 metros de altura
2º) La mostaza antigua no hace falta que sea del siglo XVI. Con que sea del mes pasao, vale.

Cocinero en pruebas para esta receta: BALBINO BLANCO

Dedicada a mi pinche (y ahora también "compinche" JERO)

Publicada originalmente el 25 de Octubre de 2010

martes, 14 de enero de 2014

CALDERETA EXTREMEÑA


CALDERETA EXTREMEÑA
(para 8 personas humanas y un vecino que se arrimó al olorcillo de la chasca)

INGREDIENTES:
- 1 Cabrito Lechal
- 1 Hígado de Cabrito
- 1 Cebolla Grande
- 1 Cabeza de Ajos
- 3 Pimientos del Piquito
- 1 Litro de Agua
- 1 Vaso de Vino Tinto
- Pan
- Tomillo
- Aceite de Oliva
- Leña de Encina (no se come, pero es necesaria)


Ya tenemos la excusa perfecta para telefonear a los colegas y planear un día de campo, donde el protagonista indiscutible será este típico guiso extremeño, que para que sea auténtico, ha de hecerse al aire libre, en olla de barro y con leña de encina.

Es de suponer que ya tenemos el fuego en marcha, encargado el cabrito y que el carnicero no habrá hecho honor al nombre del bicho (pero con más años) y se habrá tirado el rollo, troceándolo bien.
Si es así, ya podemos empezar.

ASÍN SE HACE:

Poco antes de que el fuego está a punto, untamos bien el cabrito con sal, pimienta, aceite de oliva y unas hojas de tomillo intentando que quede bien impregnado. Una vez que las llamas se hayan extinguido (en Perú creo que todavía quedan algunas), ponemos la olla encima y la rodeamos con las brasas.

Para esto existe otra técnica que es poner junto a la olla un radiocassette en el que suene un CD de King Africa. No es para que amenice la velada. Es sobre todo por la brasa que da, aunque cuidaoooo.
Quizá sea demasiado tostón, y corremos el riesgo de que el guiso se queme y a nosotros se nos caiga una oreja a la hoguera. Menos arriesgada la primera técnica no?

Cuando la olla esté bien caliente, añadimos la cebolla cortada en juliana y los trozos de cabrito, que si puede ser extremeño, mejor (click aquí para ver los alimentos de Extremadura).
Notaréis que suena: "chssssssssssssssssssss". Eso es buena señal, aunque hay que darle algunas vueltas para que no se agarre y con cuidado de no quemarnos el brazo; que eso coge más calorías que la manta eléctrica de Lucifer.

Cuando veamos que empieza a dorarse (el cabrito,....no el brazo), lo cubrimos con el agua y un vaso de vino tinto. Tapamos la olla, nos despreocupamos por un rato y aprovechando que estamos de campo nos tomamos una cervecita acompañada de unos buenos ibéricos extremeños y nos hacemos una torcedura al intentar emular a Ronaldihno con la pelota de Nivea. Ya estamos en edad de ser unos buenos domingueros, que no se diga.

Pasados 30 minutos aprox. ponemos una cabeza de ajos y unas cuantas rebanadas de pan sobre las brasas. Dejamos que se tuesten ligeramente y retiramos. Seguidamente ponemos en un mortero: un hígado del cabrito (el derecho o el izquiero, eso da igual), 3 dientes de ajo tostados, 2 rebanadas de pan tostado y 3 pimientos del piquito.
Machacamos bien hasta obtener un majado de color muy similar al del cebo que se usa para capturar tiburones (si nunca habies ido a cazar tiburones, digo yo que lo habreis visto en algun documental), y añadimos la mezcla a la olla, dejándola en el fuego durante 15 minutos más hasta que espese bien la salsa.

Esto ya está finiquitado amigos. Ya solo queda buscar un valiente con la suficiente testiculina que saque la perola de la chasca para que todos puedan disfrutar en plena naturaleza de este manjar.












 
NOTA: Me gustaría dar las gracias a mis amigos de Badajoz, Macarmen y Tejota, verdaderos instigadores de que decidiera llevar a cabo esta receta, ya que siempre me ponían los dientes largos (mas aún, si) cada vez que me contaban que habían estado de campo.
Gracias también a mi compadre Julio y a mi cuñado Javi por estar al quite con la olla.



Cocinera en pruebas para esta receta: JUNCAL DERETA

martes, 18 de diciembre de 2012

GRAN PUCHERO DEL APOCALIPSIS


GRAN PUCHERO DEL APOCALIPSIS
(para 4 personas humanas)

INGREDIENTES:

- 1/2 Kg. de Alubias Negras o Frijoles
- 1/2 Careta de Cerdo
- 1 Chorizo Asturiano
- 1 Morcilla Asturiana
- 1 Punta de Jamón
- 1 Cebolla
- Pimiento Rojo
- 1/2 Vaso de Vino Blanco
- Cebollino

No se habla de otra cosa en estos días: el fin se acerca, amigos. Es ya inminente.
Según las profecías mayas, nos quedan menos días en la tierra que al barco de Chanquete en el último episodio de Verano Azul. 
Han vaticinado la fecha, pero no cómo va a suceder. No sabemos si el apocalipsis va a producirse por un desastre natural, por un meteorito, por una erupción solar, por un ataque extraterrestre o lo que sería peor.... por un nuevo disco de King África o Enrique Iglesias, algo en lo que realmente acojona pensar, y que en este último caso sería devastador para la raza humana.

Tampoco han dicho si va a ser por la mañana o por la tarde. En cualquier caso, y sea como tenga que ser, no nos podemos permitir el lujo de que el fin del mundo nos pille con el estómago vacío porque nadie sabe lo que hay en la otra vida.
Tal vez solo haya colifror y raíces para alimentarse. así que nada mejor que esperar el cataclismo con el cuerpo bien servido.

Y qué mejor que un buen guisote colmado de calorías para hacer frente a esta presunta hecatombe, más aún cuando uno de los ingredientes principales es precisamente de origen maya. Las alubias negras o frijoles es el mejor legado que nos dejó esta civilización sin ningún genero de dudas.

Hay quien dice que fué su calendario, pero no puedo estar de acuerdo por dos motivos principales: primero, porque por culpa de este invento han conseguido ponernos los huevos de corbata a todos; y segundo, porque nuestros calendarios molan mil veces más. No me vayas tú a comparar un círculo de piedra gastada y llena de moho con un almanaque de los Talleres González, con esa pedazo de gachí enseñando las brevas.
No hay color, hombre. No hay color.

ASÍN SE HACE:

Como todo guiso de alubias que se precie, el primer paso consiste en dejar las legumbres sumergidas en agua la noche anterior. 


Un truco muy recomendable para que no se nos olvide: 
En el mismo momento de decidir llevar a cabo la receta, hay que poner 20 o 30 alubias sobre la almohada para que al acostarnos nos acordemos.


No es infalible, ya que no siempre vamos al catre para encontrarnos con Morfeo. Y menos en mi caso, que soy de los que fingen en la cama....Ya me entedéis.......hago que duermo. 
Al final es otra cosa lo que pongo en remojo, y en consecuencia las alubias acaban apareciendo en los lugares más insospechados.

Al día siguiente, y si nos quedan fuerzas, ponemos un chorrito de aceite de oliva en una olla, donde saltearemos brevemente las judías una vez escurridas y aclaradas.
Las cubrimos de agua fría, y añadimos un poco de sal.

Dejamos que hierva unos 20 minutos, y seguidamente añadimos al puchero el kit asturiano consistente en chorizo, morcilla, tocineta ahumada y punta de jamón.

Si los mayas hubieran conocido ésto, estoy seguro de que jamás se hubieran extinguido

Durante el proceso de cocción, nos cuidaremos de desespumar regularmente el guiso para retirar las impurezas y el exceso de grasa.
Y mientras la olla hace el conveniente chup chup, vamos a realizar el sofrito con la cebolla y el pimiento rojo cortados en cuadraditos, más la careta de cerdo troceada.




Primero pensé en hacer el puchero con oreja, pero tuve la mala fortuna de llegar tarde a la carnicería y solo les quedaba una. No me la quise llevar porque observé que en el interior había un Whisper XL de esos, lo cual indicaba que el cerdo portador debía de ser sordo y me dió mucha pena.
El carnicero insistió en que era la chapa de identificación, pero la decisión de cambiar la oreja por careta ya estaba tomada.


Debo admitir que lo de la careta es un poco gore, muy de peli de terror. Ves ahí el hociquillo del cochinito y te da un poquito de espanto, pero el sabor que se recibe luego a cambio es espectacular. Además, qué leches!!!....da más yu-yu una careta de la Cospedal o de Bush, qué queréis que os diga.
Por otro lado, la singularidad temática de la receta casi lo estaba exigiendo. 

Bien...pues una vez que el sofrito comience a tomar color, añadimos medio vaso de vino blanco, damos un buen calentón para que evapore y lo agregamos a la olla.

Comprobamos el punto de sal y añadimos más agua si fuera necesario para romper la cocción. Siempre fría !!!!
Es lo que en términos de cocina se conoce como "asustar". ¿No nos asustan los mayas con sus profecías? Pues nosotros asustamos a sus frijoles.

Fuego lento durante un par de horas , y ya tendremos a punto nuestro puchero apocalíptico.
Espolvoreamos con cebollino picado para decorar, y a zampar.
¿Que al final no pasa nada y no se acaba el mundo? Pues eso que os habréis metido pa el cuerpo.


Cocinero en pruebas para esta receta (quién sabe si el último):  FRANCISCO CHINILLO