lunes, 28 de enero de 2008

RIGATONI A LA TRASTEVERE


RIGATONI A LA TRASTEVERE
(para 2 personas humanas)


INGREDIENTES:

- 100 g. de Rigatoni
- 1/2 Docena de Aceitunas Verdes

- 1/2 Docena de Aceitunas Negras
- 3 Anchoas
- 1 Diente de Ajo

- Perejil

- Albahaca

- Orégano

ASÍN SE HACE:
El otro día ví en la tele un programa de cocina, en el que aparecía una mamma italiana que me dejó boquiabierto cuando la ví preparar esta receta.
Según comentó, este plato es muy típico en la zona del Trastevere, una especie de barrio antiguo de Roma donde la pasta es toda una institución.
Aunque no hay que fiarse. También eran una institución en el barrio (sésamo) Chema el Panadero y Don Pimpón, y mira como terminaron.
Bromas aparte, yo soy muy caprichoso, así que no tuve más remedio que copiar la receta.
Creo que no olvidé nada:

En primer lugar, puse abundante agua a cocer con un puñadito de sal. Una vez que hirvió el agua, añadí los rigatoni y me dispuse a hacer mis labores de pacificador, removiendo ligeramente para que no se pegaran unos con otros.
Mientras cocía la pasta, puse las aceitunas y las anchoas en el mortero y me lié a darle golpes hasta que dejaron de quejarse.

Para ligar mejor el majado resultante, añadí al mortero un chorrito de aceite de oliva, unas hojas de albahaca troceadas y un pellizquito de orégano.
Mira que yo huelo bien, pero he de reconocer que aquello despedía un aroma increíble, y eso que todavía estaba sin cocinar.

A continuación puse un sartén grande al fuego y vertí el contenido del mortero hasta que cambió de color. Después escurrí la pasta y lo junté todo en la sartén, mezclando bien todo el conjunto.
Ya solo faltaba el último toque, que era añadir un picadillo de ajo y perejil en crudo. Que nervios, que nerviooooossss!!!!


Cuando por fin los probé y el primer rigatoni alcanzó mi paladar, recibí una explosión de sabores indescriptible, una especie de detonación subacuática que sirvió para darme cuenta de que las mammas italianas son las que de verdad tienen la sartén por el mango.

NOTA: Supongo que no hace falta explicar la figura que representa una mamma italiana, aunque me imagino que la gente más sexualmente sensible (como mi amigo el Tiri), tenderá a pensar que una mamma italiana es una teta de Sabrina.
No les culpemos por favor. Hay conceptos y conceptos.

Cocinero en pruebas para esta receta: JULIÁN CHOAS

3 comentarios:

Marta dijo...

Ay Julito. Que te voy a copietear. M'ha encantao esta receta. En cuanto la pruebe, te cuento

el agus dijo...

La primera vez que probé los Rigatoni fue, si no recuerdo mal en la población de Atrezzo (Milán).Fue una de esas recetas que se te quedan impresas por el resto de tu vida. Eran los famosos rigatoni con salsa de jugo marsupial en reducción de vinagre de Módena. Estaban ricos, peroespero que estén mejor estos, más naturales.
Gracias por el link ( no tengo ni idea de hacer eso en mi blogggg!!), veo que sigues mis ralladuras de mente, espero ser mássuave en próximos post (o no).
Sólo me queda felicitarte por tu tarea, eres impresionante. Un abrazo.
P.D.: Mandame un correo para enseñarme a enlazar un post con tu blog....thank you!!!

biji dijo...

muy bien julito, muy bien... los he hecho y están de miedo... seguiré siguiendote... je je..