jueves, 26 de julio de 2007

ENSALADA TEMPLADA DE PASTA FRESCA CON AHUMADOS Y FRUTOS DEL MAR A LA VINAGRETA THAILANDESA

ENSALADA TEMPLADA DE PASTA FRESCA CON AHUMADOS Y FRUTOS DEL MAR A LA VINAGRETA THAILANDESA


(para 2 personas humanas)


INGREDIENTES:

- 100 g. de Pasta Fresca

- 2 Tomates Maduros

- 1 Lata de Almejas Chilenas

- 6 Palitos de Cangrejo Krissia

- 1/2 Docena de Anchoas Ahumadas

- 50 g. de Salmón Ahumado

- Zumo de Limón

- Salsa Thailandesa de Pescado

- Aceite de Oliva

- Cebollino


ASíN SE HACE:

Anda que........vaya un nombrecito para una receta tan fácil. Pero ¿y lo bien que queda? Le da más glamour al plato si cabe. Es más; si alguien tiene pensado montar un restaurante, que sepa que puede cobrar 10€ por palabra añadida al nombre de la receta, incluidas las contracciones y las conjunciones copulativas. Y no pasa nada. La gente lo paga (lo pagamos). Somos así de gañanes.
Hoy vamos a pagar solo lo justo porque esta ensaladita de lujo nos la vamos a currar nosotros solitos. Y nos va a salir bien. Palabrita.


Como es lógico, vamos a comenzar cociendo la pasta con agua y sal. Ya sé que siempre he dicho que la pasta no es lo más importante de este mundo pero en este caso, necesitamos darle prioridad para que a la hora de servir la ensalada esté fría, o como mínimo templada.


Mientras tanto vamos a preparar la vinagreta que tambien es importante. De hecho es lo MÁS importante en una ensalada. Una ensalada sin una buena vinagreta es como un intermedio sin el anuncio del puto erizo de génesis de los coj..........Encima ahora ese bicho pedante y parlanchin imita el acento argentino. Y digo yo: qué culpa tendran los pobres argentinos. En fin. Mejor me voy a callar. Sigamos con la ensalada.


Para la vinagreta, cogemos un plato hondo en el que vamos a mezclar un buen chorro (a vuestra libre interpretación) de aceite de oliva, un poquito del agua de la lata de las almejas, unas gotas de zumo de limón y un chorrito de salsa thailandesa de pescado. Si no teneis, podeis utilizar salsa de soja. Un puñadito de sal y agitais bien con un tenedor como si estuviseis batiendo huevos para tortilla.

Ya tenemos media receta hecha.


El resto es ya más decoración que otra cosa. Podeis poner la pasta en el centro e ir rodeándola con gajos de tomate y a continuación de anchoas y tiras de salmón. Siempre de dentro hacia fuera, como cuando nos hurgamos la nariz.

Seguidamente cortamos longitudinalmente los palitos de cangrejo y los colocamos sobre el centro de pasta y hacemos lo mismo con las almejas.


Anchoita enroscada en la cúspide y a regar todo el conjunto con nuestra vinagreta thailandesa y cebollino picado por encima.







No me digais que no ha quedado preciosa.

Lo malo de todo esto es que tanto ornamento solo vale para la foto y para comer con la vista, que también mola lo suyo. Pero la verdad es bien distinta y una ensalada solo está buena si se desparrama todo su contenido por el plato. Al final, es la comida pija menos pija de todas y solo disfrutaremos de verdad si acabamos con la barbilla y los mofletes pringaos de aceite.


Cocinera en pruebas para esta receta: ARACELI MONADA

jueves, 19 de julio de 2007

CONEJO PLAYBOY


CONEJO PLAYBOY
(para 4 personas humanas)


INGREDIENTES:

- 1 Conejo de Corral

- 1 Tomate

- 1 Pimiento Verde

- 1/2 Cebolla

- 1 Diente de Ajo

- 1 Hoja de Laurel

- 1 Vaso de Vino

- 1/2 Vaso de Vinagre


ASÍN SE HACE:

Volvemos con otra de las deliciosas recetas de Mari Carmen que no he tenido más remedio que publicar puesto que me parecía un despropósito no darla a conocer. Y como toda buena receta que se precie, ésta tampoco está exenta de una carga erótica importante. Una de las mejores formas de seducción que puede ofrecerte tu pareja es a traves de la comida y yo no tengo queja alguna en eso porque mi Mary siempre lo consigue.

El caso es que había que buscarle un nombre erótico y sugerente al plato, huyendo de soeces y groserías como "conejo de la Mary" y cosas así. Espero que lo de conejo playboy os mole.


A ver como lo explico para que nadie lo tergiverse pero lo primero que debemos hacer es lavar bien el conejo (higiene ante todo).

Después tenemos que trocearlo, salpimentarlo y espolvorear con un poco de orégano. A continuación ponemos al fuego una cazuela de barro con 1/2 vaso de aceite y vamos friendo las tajadas a fuego medio hasta que vayan dorándose.


Mientras tanto pelamos el diente de ajo y lo trituramos en el mortero junto a los higaditos del conejo hasta formar una pasta que reservaremos para más tarde y que nos servirá para ligar la salsa.

Seguimos con las verduras, rallando el tomate y cortando la cebolla y el pimiento en trozos grandes, que se vean. Lo añadimos a la cazuela donde tenemos el conejo junto a una hoja de laurel y lo rehogamos todo un poco.

Tapamos y dejamos cocer a fuego lento durante 10 minutos.


Pasado este tiempo, agregamos a la cazuela el majado del mortero junto al vino y el vinagre, dando unas vueltas al asunto con la intención de que la salsa que de bien ligada.

Si después de la que hemos liado, el conejo no consigue ligar con la salsa.... pos vaya mierda de playboy no?

Continuamos comprobando el punto de sal rectificando si fuera necesario y lo tenemos al fuego 10 minutitos más.

Y como dirían los magos al sacar el conejo de la chistera (de la cazuela en este caso): "Et voilà"



NOTA: No he llegado a probarlo, pero hacer esta receta en una buena lumbre con leña de encina tiene que ser multiorgásmico.

Yo quise probar en casa, pero al final no me atreví. No hubiera sido algo tan extraño puesto que yo siempre estoy haciendo el indio, pero si hago una fogata en el salón, Mari Carmen fijo que se cabrea.


Cocinero en pruebas para esta receta: FEDERICO NEJO LAJILLO

jueves, 12 de julio de 2007

LANGOSTINOS CON CHUPA DE CUERO

LANGOSTINOS CON CHUPA DE CUERO
(para unos cuantos)


INGREDIENTES:

- 1/2 Kg. de Langostinos Frescos

- Harina

- 1 Botellin de Cerveza

- 1 Bolsita de Tinta de Calamar

- Levadura


Amigos....Los tiempos cambian y como no, también las modas. No hace mucho se cumplieron 30 años del surgimiento del punk y de repente me apeteció hacer un pequeño homenaje a este movimiento que precisamente, acabó con un buen montón de aquellas modas.

Lo de romper moldes, a mi me mola. Es por eso que quise preparar una receta basada en algo tradicional para después introducir una variante lo suficientemente transgresora y convertir las modositas "gambas a la gabardina" en unos macarras y desaliñados "langostinos con chupa de cuero".

Asi que venga, poneos el delantal negro con cremalleras y un imperdible que hoy vamos a ser más gambas que las propias gambas.


ASÍN SE HACE:


Vamos a comenzar preparando la masa para el rebozado, para lo cual vamos a necesitar un bol en cual mezclaremos el botellin de cerveza con harina y la tinta de calamar. Las proporciones no las pongo porque yo siempre lo hago a ojo. Lo que si os digo, es que debe quedar mas bien espesita y no gotear mucho al bañar con ella los langostinos.


No os preocupeis si veis que la masa no es del todo negra, ya que al freir oscurece bastante. También podeis ponerle un pizca de levadura si quereis que el rebozado quede más infladito.

Yo no le he puesto porque quería unos langostinos con chupa de cuero más estilizados, al estilo de los Ramones y no con el aspecto de aquel Elvis en su última etapa. Eso ya lo dejo a vuestro gusto.


Cuando tengamos lista la masa, la dejamos reposar en el frigo y mientras tanto, vamos pelando los bichos, quitándoles la cabeza, las patas y todo el caparazón excepto la cola y el último segmento.

Ponemos abundante aceite a calentar y vamos cogiendo langostinos por la cola y empapándolos bien en la masa de rebozado. Una vez que el aceite esté bien caliente, vamos introduciendo suavemente los bichos dejándolos apenas unos segundos al fuego, hasta ver que las colas se ponen naranjas.

Y ya está todo colegas.








NOTA: Los que me conoceis ya sabeis la fama que tengo de despistado (merecida por supuesto), pero lo de hoy ha alcanzado cotas inverosímiles: no sé como me las he apañado pero......¡¡¡he perdido el imperdible!!!! Cawen tó.


Cocinera en pruebas para esta receta: OLGA BARDINA


viernes, 6 de julio de 2007

GAZPACHO AUTÉNTICO (certificado por A.N.O.R.I.M.E.I.)


GAZPACHO AUTÉNTICO
(certificado por A.N.O.R.I.M.E.I.)


INGREDIENTES:

- Tomates Rojos Maduros

- Pimiento Verde

- Pepino

- Ajo

- Aceite de Oliva Virgen

- Cominos

- Vinagre

- Pan Duro


ASíN SE HACE:

De todos es sabido que el gazpacho andaluz se inventó en Andalucía (se nota que tengo dos carreras eh?), uno de los lugares más calurosos del Hemisferio Norte donde a veces se alcanzan temperaturas muy altas. No es raro ver termómetros que marcan 45ºC al sol y 40ºC a la sombra, 85 grados en total. Eso es mucho calor, así que había que inventar algo refrescante y a su vez nutritivo para combatirlo. Así nació el gazpacho.

Hoy además estamos de suerte porque vamos a contar la verdadera receta del gazpacho auténtico. Y aquí empieza el dilema.


Algunos dirán: "Buenoooooooo. Menudo fantasma. Este es más pedante y más sabiondo que el erizo del anuncio de génesis". Vale. No me importa. Ya me lo direis cuando lo probeis. Llamadme lo que querais aunque por favor, no me compareis con el puto erizo del anuncio y tomad buena nota para dar vida al más exquisito gazpacho que hayais podido degustar. Vereis que no miento.


La piedra filosofal de un gran gazpacho está en conseguir las proporciones correctas, es decir: mucho, mucho tomate y poquito de lo demás. Así de simple.

Con lo cual, para dos litros de gazpacho, necesitaríamos una docena de tomates muy rojos, un pepino de tamaño medio (14 cms es la media nacional, creo), un pimiento verde de tamaño idem, un diente de ajo, 1/2 vaso de aceite de oliva y siempre la mitad de vinagre que de aceite. Sal, cucharadita rasa de comino y ya está.

NADA de cebolla, ni NADA de pimiento rojo, ni NADA de tropezones, que estamos hablando de GAZPACHO AUTÉNTICO, cojones. ¿Falta algo?............Ah si joer!!!!! El Pan!!!!


El pan también es imprescindible. Nunca será un gazpacho completo si no lleva pan, aunque sea un culín. Si al triturar los ingredientes nos queda muy espeso, podeis rebajarlo con agua, pero nunca prescindais del pan ya que es necesario para conseguir la textura que buscamos.


Otro de los secretos es la calidad de los ingredientes, sobre todo del aceite, del que sobra decir que debe tratarse de aceite de oliva virgen. Nunca lo hemos comentado por aqui, pero el aceite virgen recibe ese curioso nombre porque se manufactura con las aceitunas más feas y estrechas del olivar.

Igual ocurre con la lana virgen y las ovejas. ¿A que nunca os lo habían contado?


Bien. Ahora que ya conocemos todos todos los trucos, solo nos queda trocearlo todo bien, pasarlo por la batidora hasta obtener la consistencia adecuada y meterlo a enfriar en el frigo. Lo suyo es que lo mantengais 24 horas en reposo para que el ajo termine el trabajo (¡¡¡coño, una rima!!!) y suelte poco a poco su sabor. Pero si por lo que sea no podeis resistir la tentación, pues le echais unos cuantos hielos y a por la cuchara, aunque ya no será GAZPACHO AUTÉNTICO. Que lo sepais.


Cocinero en pruebas para esta receta: BENITO MATEFRITO

martes, 3 de julio de 2007

TIMBAL DE SEPIA Y CHAMPIÑONES


TIMBAL DE SEPIA Y CHAMPIÑONES
(para 2 personas humanas)


INGREDIENTES:

- 1 Sepia

- 200 g. de Champiñones

- 4 Anchoas

- 2 Dientes de Ajo

- Aceite de Oliva Virgen

- Perejil


ASÍN SE HACE:

Aquí estamos de nuevo ante uno de esos platos que algunos llaman de "marimontaña". A mi me me da igual como lo llamen mientras esté rico. Y este precisamente, lo está. Y mucho.

Os voy a contar como se hace, pero no se lo digais a nadie eh?


Para evitar sorpresas de última hora comenzaremos con el majado, para lo cual vamos a pelar los dientes de ajo cortándolos en diminutos cuadraditos y poniéndolos en un mortero junto a las anchoas y un poco de aceite.

Después......pues ya sabeis como va el mortero ¿no? Chakachakachakachaka. Movimiento zambomba. El personal masculino que nos lee, fijo que está bastante ducho en esta tarea.


Una vez listo el majado, continuamos lavando bien la sepia y troceándola en dados más o menos grandes. Vereis que el color blanco de este bicho es de lo más intensos que existen y además es señal de frescura.

No entiendo por qué a las páginas centrales de algunos periódicos les llaman "color sepia". Es como confundir un huevo con un sidecar. ¿Os imaginais una sepia color carne? Que asco no? Daría la sensación de que nos estamos comiendo una chancla de esas de río con la hebilla a un lao que llevabamos cuando eramos pequeños. ¿Os acordais?


Bueno, pues una vez cortada la sepia, la ponemos a escurrir sobre papel absorbente y mientras tanto vamos limpiando y laminando los champiñones. Ponemos una sarten al fuego con un chorrito de aceite de oliva y una vez que empiece a humear, añadimos la sepia y la vamos volteando procurando que se dore de manera homogénea. Acto seguido añadimos el champi y saltemaos todo a fuego vivo.

Cuidadín que no se nos queme, po dió.


El aspecto es ya espectacular de por sí y no digamos el aroma, aunque todavía falta el toque mágico que tenemos reservado en el mortero y que vamos a agregar a la sarten unos segundos antes de retirarla del fuego. Esto es un claro ejemplo de la delgada línea que separa lo bueno de lo sublime.

Ya solo queda montar los platos para lo cual vamos a ir colocando nuestro guiso dentro de unos moldes circulares y regando a continuación con aceite de perejil. No digo más. EX-QUI-SI-TOOOOOOOOO



Cocinera en pruebas para esta receta: FRANCISCA LAMARES