martes, 3 de julio de 2007

TIMBAL DE SEPIA Y CHAMPIÑONES


TIMBAL DE SEPIA Y CHAMPIÑONES
(para 2 personas humanas)


INGREDIENTES:

- 1 Sepia

- 200 g. de Champiñones

- 4 Anchoas

- 2 Dientes de Ajo

- Aceite de Oliva Virgen

- Perejil


ASÍN SE HACE:

Aquí estamos de nuevo ante uno de esos platos que algunos llaman de "marimontaña". A mi me me da igual como lo llamen mientras esté rico. Y este precisamente, lo está. Y mucho.

Os voy a contar como se hace, pero no se lo digais a nadie eh?


Para evitar sorpresas de última hora comenzaremos con el majado, para lo cual vamos a pelar los dientes de ajo cortándolos en diminutos cuadraditos y poniéndolos en un mortero junto a las anchoas y un poco de aceite.

Después......pues ya sabeis como va el mortero ¿no? Chakachakachakachaka. Movimiento zambomba. El personal masculino que nos lee, fijo que está bastante ducho en esta tarea.


Una vez listo el majado, continuamos lavando bien la sepia y troceándola en dados más o menos grandes. Vereis que el color blanco de este bicho es de lo más intensos que existen y además es señal de frescura.

No entiendo por qué a las páginas centrales de algunos periódicos les llaman "color sepia". Es como confundir un huevo con un sidecar. ¿Os imaginais una sepia color carne? Que asco no? Daría la sensación de que nos estamos comiendo una chancla de esas de río con la hebilla a un lao que llevabamos cuando eramos pequeños. ¿Os acordais?


Bueno, pues una vez cortada la sepia, la ponemos a escurrir sobre papel absorbente y mientras tanto vamos limpiando y laminando los champiñones. Ponemos una sarten al fuego con un chorrito de aceite de oliva y una vez que empiece a humear, añadimos la sepia y la vamos volteando procurando que se dore de manera homogénea. Acto seguido añadimos el champi y saltemaos todo a fuego vivo.

Cuidadín que no se nos queme, po dió.


El aspecto es ya espectacular de por sí y no digamos el aroma, aunque todavía falta el toque mágico que tenemos reservado en el mortero y que vamos a agregar a la sarten unos segundos antes de retirarla del fuego. Esto es un claro ejemplo de la delgada línea que separa lo bueno de lo sublime.

Ya solo queda montar los platos para lo cual vamos a ir colocando nuestro guiso dentro de unos moldes circulares y regando a continuación con aceite de perejil. No digo más. EX-QUI-SI-TOOOOOOOOO



Cocinera en pruebas para esta receta: FRANCISCA LAMARES

2 comentarios:

Pilar dijo...

Ya era hora!!! se echaban de menos tus sabrosos platos. Éste lo hago en breve se ve delicioso o sublime, como tú dices.
Venga ya estás preparando el siguiente que tus lectores están ansiosos y babeando.

Besicos

Anónimo dijo...

Gracias por la receta. Fácil de hacer y realmente bueno!!