jueves, 12 de julio de 2007

LANGOSTINOS CON CHUPA DE CUERO

LANGOSTINOS CON CHUPA DE CUERO
(para unos cuantos)


INGREDIENTES:

- 1/2 Kg. de Langostinos Frescos

- Harina

- 1 Botellin de Cerveza

- 1 Bolsita de Tinta de Calamar

- Levadura


Amigos....Los tiempos cambian y como no, también las modas. No hace mucho se cumplieron 30 años del surgimiento del punk y de repente me apeteció hacer un pequeño homenaje a este movimiento que precisamente, acabó con un buen montón de aquellas modas.

Lo de romper moldes, a mi me mola. Es por eso que quise preparar una receta basada en algo tradicional para después introducir una variante lo suficientemente transgresora y convertir las modositas "gambas a la gabardina" en unos macarras y desaliñados "langostinos con chupa de cuero".

Asi que venga, poneos el delantal negro con cremalleras y un imperdible que hoy vamos a ser más gambas que las propias gambas.


ASÍN SE HACE:


Vamos a comenzar preparando la masa para el rebozado, para lo cual vamos a necesitar un bol en cual mezclaremos el botellin de cerveza con harina y la tinta de calamar. Las proporciones no las pongo porque yo siempre lo hago a ojo. Lo que si os digo, es que debe quedar mas bien espesita y no gotear mucho al bañar con ella los langostinos.


No os preocupeis si veis que la masa no es del todo negra, ya que al freir oscurece bastante. También podeis ponerle un pizca de levadura si quereis que el rebozado quede más infladito.

Yo no le he puesto porque quería unos langostinos con chupa de cuero más estilizados, al estilo de los Ramones y no con el aspecto de aquel Elvis en su última etapa. Eso ya lo dejo a vuestro gusto.


Cuando tengamos lista la masa, la dejamos reposar en el frigo y mientras tanto, vamos pelando los bichos, quitándoles la cabeza, las patas y todo el caparazón excepto la cola y el último segmento.

Ponemos abundante aceite a calentar y vamos cogiendo langostinos por la cola y empapándolos bien en la masa de rebozado. Una vez que el aceite esté bien caliente, vamos introduciendo suavemente los bichos dejándolos apenas unos segundos al fuego, hasta ver que las colas se ponen naranjas.

Y ya está todo colegas.








NOTA: Los que me conoceis ya sabeis la fama que tengo de despistado (merecida por supuesto), pero lo de hoy ha alcanzado cotas inverosímiles: no sé como me las he apañado pero......¡¡¡he perdido el imperdible!!!! Cawen tó.


Cocinera en pruebas para esta receta: OLGA BARDINA