domingo, 4 de mayo de 2008

LA ÚLTIMA CENA



Antes de publicar mi siguiente receta, he querido sacar a colación el juego que mi querida Miss Móstoles me propuso en el anterior post, con la idea de que todos participen en este interesante proyecto.
El reto consiste en explicar como te gustaría que fuese tu última cena en caso de que supieras que ibas a palmarla al día siguiente, se entiende.
Da un poco de yu-yu, pero también puede tener su gracia.

Sólo hay que contestar a 3 sencillas preguntas:

1- ¿Qué te gustaría cenar la última noche de tu vida?

2- ¿Dónde te gustaría cenar y en compañía de quién?

3- ¿Cómo ambientarías la velada?


4- ¿El Robocop? (ah no, ....ésta no)


Espero ansioso vuestras intervenciones. Pueden ser de lo más variopinto y seguro que servirán para conocernos un poquito mejor.
Tal vez, vuestra última cena fuese algo parecido a ésto:

O a ésto otro:


Animaos


Esta especie de cuestionario fué publicado en un suplemento dominical de El País

9 comentarios:

Julito dijo...

Aunque está feo poner el primer comentario de un post propio, voy a romper el hielo y dar mis 3 respuestas a petición de Miss Móstoles:

1- Al igual que tú, Miss, empezaría con unas buenas raspas de jamón ibérico y unas aceitunillas, para después meter mano a una copiosa mariscada, siéndo capaz de comerme 6 docenas de ostras sin miedo a sufrir ningún cólico posterior.
Total ¿qué más daría?
De segundo me comería un buen solomillo con foie, poco hecho y acompañado de unas habitas baby.
Todo regado con un buen vino del Penedés (que no es lo mismo que me dés con el Pene) y de postre me comería unas porras con chocolate, aunque un buen tiramisú no estaría mal tampoco.

2- Alquilaría el salón de un restaurante de lujo como el Bulli o el Txistu, donde tuvieran cabida todos mis amigos y personas que he amado desde la infancia hasta hoy, incluyendo a mi familia por supuesto.
Dejaría como fianza mi D.N.I. al dueño diciéndole que pasaría a pagar al día siguiente (jejejeje).
En caso de no conseguir mesa en uno de los citados restaurante, me llevaría a toda la peña a comer alitas de pollo al bar de Pepe el Guarro, en mi barrio, que no tendrá 5 tenedores, pero tiene palillos pa aburrir.
Y lo siento por Pepe, pero también utilizaría el truco del D.N.I.

3- Supongo que daría tiempo a charlar con todos, agradecerles lo mucho que me dieron y amenizaría la velada con la música que ha marcado mis pasos a lo largo de la vida.
Dicha banda sonora incluiría:
"Hell Bells" de AC/DC y "Los Rockeros Van Al Infierno" de Barón Rojo (premonitorias ambas), "Empty Rooms" de Gary Moore (homenaje a una etapa muy bonita de mi vida), "The Final Cut" de Pink Floyd (muy apropiada y posiblemente mi canción favorita de todos los tiempos), el "Lago de los Cisnes" de Tchaikovsky, algo de Dvorak, el "Verano" de Vivaldi (pero solo el verano, que lo demás es muy comercial) y también algo de pachanga en plan Luis Aguilé o Leonardo Dantés para complacer a mi primo Agus.
Ah!! Y la sintonía de "Vacaciones en el Mar". Imprescindible.

No iba a estar mal la cosa eh?

Ahora os toca a vosotros

Yo, la miss dijo...

No vuelvas a tocar el ordeñador que mira lo que pasa.
Me acordé de tí al leer el reportaje porque en la portada había una foto de un cocinero con un matojo de rábanos en la cabeza jaaaja
En fin, que mantengo mi cena pero también habría una paella enooorme (sin pollo ni conejo ni habas de ésas).
Es que es domingo... y la paella en domingo... ¡es ley!
Ya nos contarás cómo va lo de tu grupo y tu viaje a Holanda!
Besos

Bego dijo...

ufs, que jodio, no?? es un poco macabro pensar en esto, la verdad es que mi ultima comida no seria de mantel y cuchillo y tenedor,preferirira mas bien banquete con muchos comensales pa irme bien contenta y con la sonrrisita de tonta al otro mundo.
NO se supone que somos omnivoros?? cada uno se lleva a la boca lo que quiere, he dicho.
Bego

Bego dijo...

AH!! de banda sonora estarias entre "Such a lonely day" o "toxicity" de SSystem of a down, o el disco entero de Metallica con las filarmonica. Tontorrona que le pone a una el heavy heavy
..snif...mis años de cuero y novios melenudos...que lejos quedan...

Almudena dijo...

Tiene tela tu post...bueno pues yo la última cena la celebraría en León (porque yo vivo en Asturias,en Villaviciosa pero soy leonesa),y antes de cenar nos iriamos de tapeo por El Húmedo y por La Junta (zonas de tapeo),después nada mejor que una cenorra en casa de mi señora madre con el clan Fernández (usease,la familia de mi madre al completo),y con mis amigos de toda la vida,mi perro Tinin y mi Alfonsin.De menú pues una mezcla entre platos portuguesas (estuve viviendo allí 6 años y lo pasé fenomenal,la comida es deliciosa),embutidos de León y mucha morcilla,cordero de León,beberiamos sangría de sidra y de postre algo con mucho chocolate o mucho queso.Y luego de marcha todos juntos.
Julito te felicito por este post,va a dar mucho que hablar y que pensar.

Pilar dijo...

Ufff que complicado!!! A ver:
1.- Yo empezaría con un buen jamoncito así resudadito y pan con ajo y tomate. Luego unas zamburiñas con verduritas, unas cigalas supergordas a la plancha y unos caracoles con “ajolio”. Después de rechupetearme los dedos me comería un buen cocido (con todo y de todo). Todo ello bien regadito con vinos de mi tierra. Postres no habrá pero si gominolas y maíz tostado (kikos) que me encantan. Creo que todo esto aceleraría mi muerte jejej
2.- Dónde? Pues en Cantabria…. Mirando al mar en una de sus maravillosas playas semidesiertas (espero que esa noche tengamos luna llena) Con quien? ….con toda mi familia y la gente que quiero y me quiere.
3.- Yo quiero fuegos artificiales y luego música pachanguera. Emborracharme de amor y abrazos hasta perder el sentido esperando la hora de mi partida.

Anónimo dijo...

bueno me presento, soy lídia una catalana con sangre andaluza.una cosa rara.Primero felicitarte por tu blog me divierto mucho con él, pero sinceramente ahún no he echo ninguna receta.
A lo que vamos yo para mi última cena, llevaría una semana sin comer para ponerme mora!
Me comería unas migas con huevo frito, melon, panceta y boquerones, y mi cava que no falte bien fresquito en su cubitera (mmmmm que buenos son los fines de semana y estamos a miercoles)( lo digo porque solo bebo cava el finde)
luego unos huevos gratinados, unos huevos al plato, unos huevos rellenos de mi madre, me gustan los huevos lo dudabais...
y luego ya para rebentar un coulant de chocolate con nata, un crep de chocolate y por último me pondría hasta el culo de nueces de macandamia saladas con todo el cava que pudiera beber para que me pasaran con lo empalagosas que son mmmmmm como siga así me voy a engordar ya hasta con el pensamiento
bueno esta sería mi última cena si se diera el caso espero que no.

Anónimo dijo...

a por cierto todo esto me lo comería en la playa sola, sin nadie porque solo de pensar que sería mi última comida se me cortaría el hambre ya te digo me da la pena negra, solo depensar en los ojitos de mi niño me pongo mala.

Doctor Tranquilo dijo...

Ya curado del Berrinche, sigo visitando tu peaso blog de vez en cuando para salivar un poco y partirme el pecho de risa, aunque hace tiempo que no me atrevo con ninguna receta: estoy todavía en parvulitos de cocina. En su día hice los calamares a la Ramona, la pasta con albóndigas de criollo y otra cosa más que no recuerdo ahora. Sublimes las tres, válgame.

Asomo el hocico para contestar a tan interesante encuesta donde las haya.

1- Me pondría hasta la ceja, pero en pequeñas dosis de cada cosa, para que me quepa, y comiendo siempre todo con los dedos:

Una cazuelita de migas con chorizo, un huevo frito con unas pocas patatas fritas acompañadas de trozos de pimiento verde y ajos sin pelar (todo ello hecho en la misma sartén que las papas, como guarnición de unos trocitos de chuletón muy poco hecho, con bien de sal gorda y pimienta negra), un poquito de arroz integral con verduras y salsa de queso, unos dados de cazón en adobo (adobado de Despeñaperros pabajo), unas lonchas pequeñas recién cortadas del mejor jamón que exista, un par de alitas de mosca, digo de pollo, una pizca de ternera asada tal y como la hacen en Galicia, idem de pulpo a feira y de gambas al ajillo, un poco de escalivada, un platito de secreto ibérico y no sé qué más pero voy a parar porque se me saltan las lágrimas y no es por morir al día siguiente, sino por pasarlo tan bien hoy. Ah, y una de bravas.
Para beber, antes un par de birras Alhambra reserva de esas verdes, bien frías, y durante, cualquier crianza que pase de cinco o seis euros en el hiper, que esas cosas no las distingo.

2- En un bareto que hay en Conil, de esos con terracita en el piso de arriba. Tiene que hacer bueno, claro. Si no, ya la palmamos otro día, que para eso siempre hay tiempo. De compañía, Scarlett Johanson comiendo todo lo que pida con los dedos, en calidad de acompañante platónico-festiva.

3- Contrataría a los Black Sabbath originales re-reunidos para que nos den un conciertillo privado a volumen razonable. Y a Slayer para que toquen sus tonadas con guitarras acústicas a pelo, bajo acústico y cajón flamenco. También a Jodorowsky para que hable sin parar de lo que quiera durante los intermedios. Los músicos y los visionarios en general, cachés aparte, que coman todo lo que quieran también, pero siempre con los dedos.

Y ya ahíto, podría decir el tópico ese de "yaaaaa me puedo morir" pero por una vez con razones de verdadero peso, vaya.