jueves, 26 de abril de 2007

JUDÍAS DEL PUNKI


JUDÍAS DEL PUNKI

(para 8 personas y fijo que sobra)


INGREDIENTES:

- 1 Kg de Judías del Barco de Avila

- 1 Taco de Jamón de unos 400 g.

- 2 Cebollas

- 2 Puerros

- 3 Zanahorias

- 4 Clavos de Especia

- 2 Hojas de Laurel

- 1 Cabeza de Ajos

- Pimentón Dulce de la Vera


ASÍN LO HIZO:


En primer lugar, dejad que os presente a mi colega Eduardo Muñoz, un gran tipo y mejor amigo, más conocido en el hemisferio norte como "Edu el Punki". Aquí le teneis: (pinchar en las fotos para agrandar)



Amigos desde la infancia, volvimos a recuperar hace poco el contacto tras unos cuantos años de no saber nada el uno del otro. Fué entonces cuando supe de sus grandes dotes culinarias, y de su reputación como chef en lugares como Londres y algunas ciudades de Sudáfrica. Asi que no desaproveché la ocasión de invitarle a mi casa a él y a su chica (besitos, Bea) y pedir con todo el morro del mundo que cocinara para toda la tropa. Gran conocedor de productos con denominación de origen, me pidió que comprara judías de El Barco de Avila, un pueblo de la comarca famoso precisamente por estas legumbres. Me recordó dejarlas en remojo la noche anterior a su visita y eso hice, sin sospechar que eso podía aumentar tanto de tamaño. A la mañana siguiente las judías se habían desbordado del recipiente, haciéndome dudar si de verdad eran judías o palomitas de maíz. Cawen la leche, eran judías.


Tras efusivos saludos y abrazotes, Punki se puso manos a la obra y esto fue mas o menos lo que hizo: En primer lugar cogió la olla más grande que tenía en casa y puso las judías, el taco de jamón entero, los puerros, las zanahorias, la cabeza de ajos (sin pelar ni nada), el laurel y una cebolla entera con 4 clavos pinchados. Las cubrió de agua y las puso a cocer mientras en el equipo de música sonaba de fondo "la Ramona" de Fernando Esteso (os lo juro). Mientras tanto, cortó una cebolla pequeña en pequeños trocitos y lo frió en una sarten añadiendo pimentón al final. Lo reservó para después.



Una vez rompieron a hervir las judías, se dedicó a espumar, desespumar o como coño se llame, puso el fuego lentísimo y dijo: "vamos a dar una vuelta y tomar unas cañucas no?" Pos vamos.


Tras un par de horas de recorrer las calles de Sotillo y con unas cuantas birras en el cuerpo, volvimos a ver que tal iba el guiso. ¡Que buena pinta tenía! Y más que iba a tener, porque enseguida adiviné lo que iba a hacer Punki cuando me pidió la batidora turbosiesel. Efectivamente amigos. Sacó los puerros y las zanahorias del guiso y lo batió haciendo una especie de puré que después añadió a las judías, desechando la cabeza de ajos y la cebolla. Después añadió la cebolla frita con el pimentón y el aspecto cambió radicalmente. Todos pudimos ver como se espesaba el caldo, adquiriendo un color espectacular. Media horita más de cocción y el guiso ya estaba listo. Solo quedaba trocear un poco el jamón y servirlo.


Mira que he ido a restaurantes, sobre todo de la zona y os puedo asegurar que han sido las judías mas ricas que yo he comido en toda mi vida. El bueno de Edu se lució, pero bien. Pero ahi no acabó la cosa ya que mi otro colega y especialista en postres, Julio, se curró un tiramisú de escándalo del que algún día contaremos el secreto.


Por supuesto y gracias a él no faltaron buenos vinos. Todos estamos impacientes por repetir en breve la experiencia, aunque volvamos a acabar borrachos. ¡¡¡Qué menos!!!



Chef Indiscutible: EDU EL PUNKI - Cocineros en pruebas: JULIO Y JULITO