jueves, 10 de mayo de 2007

COLES DE BRUSELAS A LA EXTREMEÑA


COLES DE BRUSELAS A LA EXTREMEÑA

(para 4 personas humanas)


INGREDIENTES:

- 2 Frascos de Coles de Bruselas

- 1 Morcilla Asturiana (ah, pero...¿no era a la extremeña?.........- Sí)

- 1 Chorizo Asturiano (ya, pero....la receta es extremeña ¿no? ..........- Que sí)

- 1 Punta de Jamón (si quereis puede ser extremeño)

- 1/2 Cebolla

- 2 Lonchas de Bacon

- Pimentón Ahumado


ASíN SE HACE:

Antes de nada, debo decir que esta receta me pone muy nostálgico ya que, aparte del palo "lu", los chicles Bang Bang y los polos de horchata , este plato representa uno de los sabores que más marcaron mi infancia.

La primera vez que lo probé fue en casa de mi vecina Joaquina, una entrañable extremeña que era la bondad en persona. Pocas personas he conocido en mi vida que me hayan conseguido transmitirme tanta serenidad. Y recuerdo que, sorprendida por lo que me gustaban las coles de Bruselas, cada vez que las preparaba me traía un plato a casa.


Hace muchísimo tiempo que no la veo, con lo cual no sé exactamente los ingredientes. Pero mi exquisito paladar y mi excelsa pituitaria (a chulo no me gana nadie), a veces consiguen milagros.

Y puedo deciros que aún sin igualar la magnificencia de la receta de Joaquina, conseguí aproximarme bastante. Vamos allá pues.


Comenzamos poniendo la punta de jamón y las coles en una olla con suficiente agua para que las cubra. Después picamos finamente la cebolla y el bacon y lo pochamos a fuego suavecito con un poquito de pimentón. A los 10 minutos de cocción de las coles, agregamos la morcilla y el chorizo. Tapamos y aguardamos 20 minutos aproximadamente.


Añadimos el bacon y la cebolla al guiso y comprobamos el punto de sal, siempre con cuidadín de no quemarnos la lengua, que jode casi tanto como mordérsela. A continuación pinchamos el chorizo y la morcilla con un tenedor para que vayan soltando su juguillo y seguimos con la cocción durante otros 10 minutos.

Retiramos del fuego y servimos las coles acompañadas de su propio caldo y como no, de algunos trocitos de morcilla y choricito. Así de fácil.


No es un plato para comer antes de irse a montar en bici, ni para llevárselo en un tapper a la piscina. Aunque es cañerito, a mi me gusta comerlo de vez en cuando, aunque haga calor. Es como tomar gazpacho en invierno. ¿Por qué no? Solo os digo que estan buenísimas.


Gracias por la inspiración y allá donde estés, un besazo enorme Joaquina.


NOTA: Ya que he hecho un pequeño guiño a mi infancia, quisiera recalcar que yo estudié muy cerca de un colegio de pago y entre otras muchas cosas, aprendí que los colegios estatales, no tienen nada que envidiar a los coles de Bruselas. Que lo sepais.


Cocinero en pruebas para esta receta: ROMAN DARINAS