lunes, 14 de mayo de 2007

VERDINAS CON MARISCO


VERDINAS CON MARISCO

(para 6 personas humanas)


INGREDIENTES:

- 1/2 Kg. de Alubias Verdinas

- 3 Nécoras

- 200 g. de Chirlas

- 200 g. de Langostinos

- 200 g. de Mejillones

- 1/2 Kg. de Sepia

- 1 Cebolla

- 1 Zanahoria

- 1 Tomate Maduro

- 2 Dientes de Ajo

- 1/2 Vaso de Brandy

- Pimentón

- Azafrán


ASÍN SE HACE:

Tenemos delante a una de las legumbres más finas y sofisticadas de nuestro territorio: la judía verdina. Orihunda de Asturias (concretamente de la comarca de Llanes), resulta ideal para prepararla con pescados o mariscos. Es algo difícil encontrarlas fuera de la región; de ahí su elevado precio. Pero merece la pena probarla. Este es su estupendo aspecto:



Comenzaremos suponiendo que hemos tenido las alubias en remojo desde la noche anterior (para variar, a mi se me olvidó). Las escurrimos y las ponemos en una olla con suficiente agua para que las cubra. Agregamos un puerro, una zanahoria, media cebolla y dos dientes de ajo chafados, previamente tostados en el miniondas.

Añadimos un puñadito de sal y esperamos que hierva.


Es el momento de desespumar y añadir un vaso de agua fría para romper momentaneamente la cocción. Es lo que en cocina se llama "asustar" y si no me equivoco es para que las legumbres queden más tiernas. Yo (arriesgando como siempre), quise probar con otra técnica y les dije a las alubias que David Civera y King Africa iban a grabar un disco de duetos. Pero al ser del Norte, las judías no se asustaron ni de coña. Ni se inmutaron. Me lo llegan a decir a mi y me cago en los pantalones en ese mismo momento.

Continuamos picando finamente la 1/2 cebolla restante y la pochamos junto a un poquito de azafrán. Reservamos y mientras las verdinas cuecen a fuego lento, abrimos las nécoras separando las patas del caparazón y lo saltemaos todo en una sarten.

A continuación añadimos el tomate picado, el pimentón y el brandy. Mezclamos bien y vamos añadiendo agua hasta preparar una especie de fumet que dejaremos cocer durante unos minutos.



Le toca el turno a las chirlas para lo cual pondremos al fuego una sarten con ajo picadito en la que saltearemos las chirlas hasta que se abran. Retiramos y reservamos.

En la misma sarten (ya no me quedaban más), saltemaos la sepia cortada en aros y la agregamos a las alubias.

Uf..............Respiramos y recogemos un poco la cocina.

Pasada una hora de cocción, retiramos todas las verduras del guiso dejando únicamente las alubias y la sepia.

Desechamos los ajos y la cebolla y trituramos la zanahoria y el puerro junto a los pechos de las nécoras (dejaremos las patas para decorar) y parte del fumet. Lo pasamos por el chino y lo añadimos a las verdinas.


Dejamos cocer hasta que las judías esten tiernas y a falta de 5 minutos, agregamos todo el marisco que teníamos reservado: los langostinos pelados, las chirlas, los mejillones y las patas de las nécoras.

Rectifimaos el punto se sal y servimos inmediatamente, intentando ser ecuánimes en el reparto del marisco.



NOTA: No es una receta fácil. Lo sé. Tiene mucha elaboración y se manchan muchos cacharros, pero el resultado es sencillamnete sublime sobre todo si lo acompañamos de un buen vino blanco. Receta ideal para preparar un domingo por la mañana y avisar a los colegas pa comer.


Cocinero en pruebas para esta receta: ESTEBAN DERILLAS


4 comentarios:

Anónimo dijo...

Hace mucho que no hablamos pero yo sigo mirando cada día tu blog y me entran unas ganas enormes de abrir un restaurante contigo. Hasta ahora solo pensaba en hacerlo con mi hermano...pero hijo tu eres mucho más gracioso y ya no quiero hablar de tu talento, que no talante, culinario, que no del culo.
Ala enhorabuena y sigue así que te está quedando genial.
Besicos

Julito dijo...

Ehhhhh.
Que yo tambien visito tu blog a diario sin faltar ni un día.
Es verdad que hace tiempo que no nos vemos, pero la idea de lo del restaurante me pone. Y todo a pesar de mi talante, que es como el culo (ya lo he vuelto a interpretar mal, jejejee).

Besicos Pilar. Gracias por el apoyo.

nicer dijo...

Oriundas sin "H", carcamal.
Como estipula la RAE, que limpia, pule y da esplendor, "oriundo, da. (Del lat. oriundus). 1. adj. Que trae su origen de algún lugar.".
Así que lo dicho, las verdinas, o verdines como decimos en asturiano central, sin hache intercalada, porque como bien dices proceden del Valle de Ardisana, aunque se cultivan en muchos más sitios, incluso fuera de Asturias Patria Querida (yo he comido verdinas cultivadas en Melgar de Fernamental y estaban cojonudas...)
Sólo te podría conceder la licencia poético/lingüística si las verdinas en cuestión hubiesen sido recolectadas en Orihuela.
Quién sabe, igual vinieron de allí, de la tierra de Miguel Hernández.

nicer dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.